¡¡SÍGUEME, COÑO!! ¡¡QUÉ NO MUERDO!!

jueves, 20 de noviembre de 2014

ADÁN Y EVA 5: CUANDO DOS CHICAS SE HACEN SUPERAMIGAS...


Sinceramente. No me gustaría ensañarme demasiado con Ivan. El concursante de ADÁN Y EVA de esta semana. Bastante tiene el pobre con la que le va a caer encima a partir de ahora. Porque su intervención es de esas que se recuerdan toda la vida. Algo parecido al "¡Jódete!" de Vanessa Pascual, la trecera expulsada del primer Gran Hermano, que en algunas entrevistas comentaba que durante muchos años, cuando salía a tomar una cerveza a algún sitio, siempre había un gilipollas que soltaba un "¡Jódete!" para hacer la gracia. Y que estaba hasta el mismísimo coño. La suerte de Ivan es que Adán y Eva no tiene, ni de lejos, la audiencia que tuvo el primer GH. Pero ahora existe Internet y mil maneras de ver on-line programas ya emitidos.
Así que probablemente, cuando Ivan tenga ochenta años y viva en una residencia para ancianos. Siempre habrá alguien que le dé un codazo a alguien, cuando él pase. Siempre le precederá alguna sonrisilla maliciosa cada vez que cierre una puerta. Porque su intervención lo ha convertido en ese concursante odiosamente perpetuo de Adán y Eva. Así que no me gustaría hacer leña del árbol caído. Máxime cuando nos hemos enterado que los participantes de este programa tienen un caché de unos mil euros. Con lo que estar en él puede que a la larga les acarree más inconvenientes que ventajas.


Pues sí. A la isla llegó Ivan. Un chico de 22 años aparentemente muy seguro de sí mismo y de su físico. Y digo aparentemente, porque quiero entender que su comportamiento y el papelón que hizo en el programa se debe a que, en realidad, es una persona muy frágil e insegura que ha optado por ponerse una coraza. Sumado a una falta de madurez brutal. Porque son 22 años los que tiene, no 16 ó 18.
Ivan pidió a Adán y Eva lo típico que pediría un adolescente: Una tía muy buena. Porque lo más importante para él es el físico, no el interior. Y el programa le trajo a Sara que ha salido bastante bien parada en este reality, gracias a Ivan.


Pero recordemos que Sara fue la que dijo que "cuando se enfadaba con los chicos tiraba su móvil al mar" -Vive en Ibiza- Y eso es algo que a los que no somos unos pijos, no nos parece ni medio normal. Aunque lo veamos cada día en esas series juveniles de pijos, en las que los protas se mosquean y rompen el móvil a propósito. Porque... Analicémoslo friamente: Tirar un móvil al mar por un cabreo con un chico es de ser lerda, muy lerda. Luego se queja porque sus papis tardaron en regalarle el iPhone... ¡Si lo vas a tirar al mar!
De todas formas, Sara a pesar de ser rematadamente pija. Consiguió que el público se identificase con ella. Porque se convirtió en la víctima. Ya que tuvo que sufrir situaciones realmente bochornosas creadas por Ivan.
Situaciones, por otro lado, de estas que se provocan por falta de madurez y seguridad. Y cuando las has provocado y ves que te has pasado, intentas arreglarlo y la cagas más todavía.





Luego llegó Daniela. Un pibonazo que puede que en otros programas y junto a otros concursantes hubiésemos descubierto sus carencias y probablemente podríamos haber dicho si es una inculta como la petarda del primer programa de La Alhambra. Pero no pudimos. No nos dio esa opción. Porque cualquiera que compartiese escena con Ivan, parecía un Premio Nobel. Incluso la pija de Sara.


Y ocurrió lo peor que le puede ocurrir a un tío en uno de estos concursos: Que las dos tías se hagan superamigas y se alíen contra él. Aunque Sara no estaba mucho por el tema lésbico. Daniela confesó ser Bicuriosa. Bueno... ella usó la palabra "curiosexual". Pero creo que de ser el último trío de la tierra, del que forzosamente habría que formar una pareja, a él lo hubiesen metido en un bote a la deriva y se hubiesen quedado las dos chicas la una con la otra.
Sara le contó a Daniela todo lo que Ivan la había puteado y Daniela se puso muy firme con él y se la devolvió por solidaridad femenina. Algo que mola mucho, siempre que el tío al que putean no seas tu. Pero en un concurso de estos... Fue ideal.





Hubo un momento genial en el que Sara le confesaba a Daniela que Ivan era un chico mono, sin más. Y que había llegado un punto al conocerlo que ya "es que ni aceptaría una petición de amistad suya por Facebook". Mientras que Ivan decía que tenía ganas de llorar porque Daniela "estaba muy subidita" o  "que él mandaba con Sara. Pero con Daniela, no".
Luego, salió un trapo sucio de Ivan gracias a una prueba en la que se disputaba una cena con él. La ganadora fue Sara y le dieron a elegir entre conocer un pecado de Ivan, o asistir a una cena romántica con él. Sara, que a esas alturas ya estaba hasta el potorro de Ivan prefirió el pecado. Y la cita se la tuvo que comer Daniela.


Sara reveló el pecado de Ivan en otra cena posterior en la que estaban los tres. Resulta que un chico llamaba "mariquita" a Ivan constantemente e Ivan se vengó de él seduciendo y follándose a su hermana. Esta historia a mi me dio que pensar que ese chico no fue el único que lo llamaba "mariquita" y que, probablemente, se lo han estado llamando toda su vida. Otra clave para comprender a Ivan mejor, y ver mucho más claras sus inseguridades.
Aunque las chicas optaron por recriminarle que esa venganza era digna de un niñato y no empatizaron con él. Porque había llegado un punto en el que ya le habían perdido el respeto y no estaban dispuestas a empatizar. Y no las culpo por ello. Pero creo que si en vez de regañarle, hubiesen indagado algo más en la historia. Ivan se hubiera abierto. Se habría mostrado vulnerable de verdad por primera vez, abandonando su coraza y se habría redimido. De ser así probablemente hoy no lo habrían puesto de capullo para arriba en todos los foros de Adán y Eva de Internet. Incluso hubiese conseguido despertar cierta ternura.
Pero no fue así. Y hoy Ivan tiene... Lo que tiene.



Siguiendo la mecánica del programa. Ivan eligió a una de las chicas: Daniela. Ahora a Daniela le tocaba decidir si comenzaba una relación con él, o no. Para ello, debía coger la famosa llave dorada...



... No la cogió. Pero es que si hubiese elegido a Sara, tampoco habría cambiado demasiado el panorama. Hoy por hoy Ivan es el primer participante de Adán y Eva que se marcha tal cual llegó. Algo que se ganó a pulso.

6 comentarios:

Tenoch Ten dijo...

Máxima indignación ante tanta polla depilada. Incluso aquél gordito morboso iba depilado cual chocho de una barbie. VIVA EL VELLO!

CAÍN dijo...

@ Tenoch Ten

Pollas y coños. Yo no soy muy partidario tampoco de la brasileña. Pero para un programa como este es ideal. Porque encima de que no hay primeros planos y que no se regodean en los desnudos, si no estuvieran depilados y depiladas no veriamos absolutamente nada.

Chevalier du Balibari dijo...

Pues yo sí me depilo, como pudieron apreciar en aquellas fotos, pero no es muy frecuente. Eso es cuestión de gustos. Aunque, la mayor parte del tiempo me gusta mantener el vello a raya.

CAÍN dijo...

@ Chevalier...

Pero bueno...! Con lo bonito que me quedó el texto y las reflexiones que se pueden hacer con la inseguridad. ¿Vamos a debatir sobre pollas depiladas?

Pues va a ser que sí.

Yo ya he dicho lo que pienso de la depilación. Como podréis comprobar tengo mucho vello en las piernas y NUNCA voy a quitármelo porque llámame antiguo. Pero lo diré hasta la saciedad. Solo justifico que un tío se depile las piernas.

A) Es nadador, ciclista o practica cualquier otro deporte en el que los pelos en las piernas sean un estorbo.

B) Es un imitador de Barbra Streisand, Liza Minelli o cualquier otra diva.

En el resto de los casos NO LO JUSTIFICO. Me parece una auténtica mariconada.

Sobre la depilación genital. Yo me rasuro los cojoncillos y arriba dejo pelo recortadito. No me gusta asalvajado rollo 80'. Lo del depilado total arriba no me gusta.
Es más siempre he pensado que el pelo está por algo y ya he leído algún artículo que me dan la razón en ese tema.

http://que-es-peor.blogs.quo.es/2014/08/04/que-es-peor-al-hacer-el-amor-la-depilacion-integral-o-no-depilarse/

Aunque bueno... A ti, si sigues siendo virgen -A pesar de aquellas fotos- este artículo como que te la refanfimblará.

De todas formas, de todo esto ya hablamos en el post aquel de los spornosexuales que tu me sugeriste.

Chevalier du Balibari dijo...

Jajajaja, perdona Caín por salirne del tema, pero como no digo el reality...pero bueno que te puedo decir, si uno es muy inseguro, lo último que haría sería meterme a un reality donde medio mundo va a ver mis miserias, y en este caso no físicas, sino internas. Sin embargo, no estoy muy seguro de que lo que hizo el tal Ivan sea una cruz para él más adelante, ¿quienes se acordarán de él, 4 meses después de que el reality termine?

CAÍN dijo...

@ Chevalier...

No te saliste del tema. Ya empezó Tenoch a hablar de pollas depiladas. Pero vamos... Que los comentaristas sois los que mandan y si aquí hay que hablar de pollas, se habla.

Yo tampoco me metería en ningún reality. Primero porque pagan una mierda. Y segundo porque la vida sigue después del reality, y creo que en una sociedad como la española, haber participado en un programa de estos, a largo plazo, te puede cerrar muchas puertas. Y no estoy hablando solo de Adán y Eva ni del hecho de que salgan desnudos. Cualquier reality. Especialmente GH.

Y por supuesto que dentro de cuatro meses tanto el público que ve estos programas, como yo nos habremos olvidado de Ivan. De hecho, para mi no es tan terrible todo lo que hizo. Solo se vio superado por los acontecimientos. Todo le vino grandísimo. La cagó. Y lo que es peor, sabía que la estaba cagando y todo se torcía más cuando intentaba arreglarlo.

Pero... ¿En su entorno? Creo que tendrán que pasar más de cuatro meses para que en su ciudad no levante alguna risilla cuando pase.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...