¡¡SÍGUEME, COÑO!! ¡¡QUÉ NO MUERDO!!

viernes, 3 de marzo de 2017

OSCARS 2017 PARTE 2: Y SE LIÓ PARDA...


¿Quien dijo que las galas de los Oscars son aburridas? Este año parecía que habían contratado a los guionistas de Sálvame Limón, por lo menos. Porque ese final apoteósico en el que convirtieron a LA LA LAND en la primera película de la historia que gana el Oscar y lo pierde cinco minutos más tarde, tenía toda la pinta de ser un golpe de efecto heredado de la telerealidad que nos invade. Especial para despertar a todos aquellos espectadores que se quedaron dormidos allá cuando entregaron el Oscar al mejor corto documental unas dos horas antes.
Pero vayamos por partes... La gala comenzó con un Justin Timberlake que puso a todo el mundo a bailar su cancioncica. Muy chulo todo. Pero eso ya lo vimos en el último Festival de Eurovisión cuando salió a interpretar esa misma canción. Cero patatero novedoso.
El maestro de ceremonia Jimmie Kimmel aprobó con nota. Y todo el mundo se preguntaba en España por qué su inquina hacia Matt Damon que se convirtió en el centro de todas sus bromas.


Al parecer se trataba de la prolongación o la secuela de un gag del programa de Kimmel en el que surgió aquel viral de I'm Fucking Matt Damon


Y la gala transcurría sin demasiados sobresaltos. A pesar de que muchas imágenes llamaron la atención como la de NICOLE KIDMAN y su manera rara, rara, rara de aplaudir. Que pronto se convertiría en viral.


¿Por qué se veían sus manos tan desproporcionadas? ¿Una cuña publicitaria subliminal que nos hiciera pensar en el próximo estreno de Logan protagonizada por su amigo y compatriota Hugh Jackman? ¿O quizás es que en realidad es de naturaleza reptiliana salida de una peli de Tim Burton? O me decís algo o habrá que enviársela a Iker Jiménez
Kidman estuvo nominada como mejor actriz secundaria por Lion y lo perdió frente a Viola Davis que lo ganó por su interpretación en Fences. Lo mejor de Lion no fueron sus dos actores nominados, sino el niño Sunny Pawar que se lo pasó pipa en la gala y protagonizó momentos tan hilarantes como aquel en el que Kimmel lo elevaba emulando a Simba de El Rey León.


Las pullas de Kimmel a Donald Trump se sucedieron. La más celebrada fue cuando pidió un aplauso para la "sobrevalorada" actriz Meryl Streep y puso a toda la platea en pie.
La verdad es que estuvieron finos con el presidente. Porque podrían haber dicho muchísimas burradas y no lo hicieron. El único que se salió del guión fue Gael García Bernal que como Mexicano inmigrante que trabaja en USA, mostró su repulsa contra el muro. Y el director iraní que no fue a recoger el Oscar como protesta del bloqueo de Trump a algunos países islámicos.




Otro de los momentazos de la noche lo protagonizó Brie Larson. La ganadora del Oscar a la mejor actriz del año pasado por La Habitación, en la que interpretaba a una joven secuestrada y violada. 
Larson ha apoyado muchas causas en favor de la igualdad y contra la violencia de género y se encuentra con el marronazo de que tiene que entregar un Oscar a Casey Affleck que representa todo aquello contra lo que ha luchado.



Cuando Casey Affleck rodaba el falso documental I'm Still Here (2010) recibió una denuncia por acoso y comportamiento vejatorio por parte de la productora y la directora de fotografía de esa cinta. No hubo juicio porque las partes llegaron a un acuerdo económico y de silencio.  (Noticia Aquí)
Observen como Larsen abre el sobre, pronuncia el nombre y a continuación cierra el sobre dando un carpetazo mirando a un lado de reojo. A veces, el lenguaje no verbal dice mucho más que las palabras. Cuando Affleck subió, ella le entregó su Oscar, puso cara de pócker y posteriormente la mantuvo sin hacer gestos o aspavientos y sin aplaudir. 

El mejor desprecio es no hacer aprecio.


Y la otra gran cagada, de la que se ha hablado menos, surgió cuando llegó el momento emotivo por excelencia. Aquel en el que recuerdan a los fallecidos del año proyectando sus imágenes o fotografías acompañadas de sus nombres. Este año contaban con una emocionada Jennifer Aniston y la gran Sara Bareilles al piano.
La diseñadora de vestuario Janet Patterson cuatro veces nominada al Oscar era una de las fallecidas. Pero la fotografía correspondía a la productora Jan Chapman. No deja ser una putada para ambas, pero podría haber sido peor. Que tu seas alguien vinculado al cine, estés vivito y coleando, en tu casa viendo la gala y te encuentres tu foto y tu nombre en la lista de los fallecidos del año. Sólo por el shock, sería para emprender acciones legales.


Y EL OSCAR A LA MEJOR PELÍCULA ES PARA...


He visto esta secuencia completa como mil veces y lo mejor es que Warren Beatty se dá cuenta de que le han dado el sobre equivocado. Lo mira hasta dos veces y dá la sensación de que va a decir algo. Pero se lava las manos y se lo encasqueta a la Dunaway que ni corta ni perezosa proclama La La Land como mejor película.
Y se lió parda... Warren majete, teniendo en cuenta de que te has pasado por la piedra a más de diez generaciones de actrices de Hollywood de todos los tiempos era para que hubieses manejado esta situación un poco mejor. 
Luego llegó el regidor, vio el sobre de Beatty, comprobaron el error y se acercaron al micrófono para decir aquello que nunca olvidaremos: "La ganadora a la mejor película del año es Moonlight. Y no es una broma"


Y ahora os vamos a narrar lo que sucedió a la manera Vulgaridades. Porque a estas alturas ya lo habréis leído de muchas otras maneras.
Desde hace muchos años la academia ha contado con los servicios de PriceWaterhouseCoopers (PwC) una agencia que se encarga de mandar a dos personas que contabilizan los votos, se aprenden de memoria quienes son los ganadores y custodian los sobres. Normalmente en las retransmisiones españolas los locutores los presentan como notarios, pero visto lo visto dudamos que hayan estudiado lo que estudian los notarios de aquí. Los dos responsables de este año fueron Martha Ruiz y Brian Cullinan.

LOS CULPABLES DE TODO
 
Cada uno de los dos tenía un juego de sobres con todos los ganadores y estaban colocados en el backstage custodiando las dos únicas puertas por donde saldrían los presentadores situadas a izquierda y derecha del escenario. Así si los presentadores salían por un lado y recogían el sobre en ese lado, el sobre duplicado en el lado opuesto, debía ser destruido por el guardián del lado opuesto. Por eso se sabe que el error lo cometió Brian Cullinan ya que Leonardo Dicaprio salió por el lado del escenario custodiado por Martha Ruiz para hacer la entrega del Oscar a la mejor actriz que fue para Emma Stone por La La Land y le tocaba a Cullinan deshacerse de su sobre duplicado, para entregarle a los siguientes presentadores el último sobre de la noche, el de mejor película. Pero no lo hizo porque por lo visto, se encandiló con Emma Stone que venía de recoger su Oscar y estuvo fotografiándola en el backstage. Así que Beatty y Dunaway se hicieron con el sobre equivocado que volvía a proclamar a Emma Stone mejor actriz por La La Land. Y lo demás ya os lo hemos contado.



En un primer momento se dijo que despues de esta histórica cagada no iban a contar más con Cullinan y Ruiz en sucesivas entregas de los Oscars, aunque el error lo cometiera solamente él. Creo que los dos fueron unos incompetentes por una sencilla razón. Ambos habían memorizado los ganadores y estaban autorizados para pararlo todo si se leía otra cosa que no fueran sus nombres. En el momento que la Dunaway pronunció La La Land como mejor película uno de los dos, o los dos, deberían haberse plantado en el escenario cagando leches para aclararlo todo lo antes posible y no dar pie a que todo el equipo de La La Land llegase a recoger un Oscar que tuvieron que devolver a su verdadero dueño cinco minutos más tarde.
Tenemos noticias de que es más que probable que no sólo los aparten de los Oscars, en las últimas horas parece ser que la Academia ha decidido terminar sus relaciones laborales con PwC y van a contratar a otra empresa el año que viene.
Lo más divertido del putadón que le hicieron al equipo de La La Land fue ver la reacción de Ryan Gosling que fue de los que se lo tomó con mejor humor. Emma Stone lo llevaba bastante peor, al fin y al cabo, fue el duplicado de su tarjeta lo que había provocado el Caos.


Para ver LOS GANADORES

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...